En el Instituto de la Vera-Cruz buscamos que nuestras alumnas se conozcan y valoren a sí mismas, que sean agentes de su futuro, fieles a sus propias convicciones y  vivan en una relación de respeto, amor y cuidado con su entorno y  con las personas que lo conforman.

Conscientes de que nuestras alumnas se encuentran en la adolescencia temprana, en Secundaria Vera, desde la vivencia del Carisma Mercedario, ofrecemos una propuesta educativa que propicia experiencias y condiciones en las cuales tengan un aprendizaje activo, diverso, en individual y en colaboración. Que aporte retos y oportunidades de aprendizaje en todos los ámbitos de su desarrollo. 

El Acompañamiento es un proceso de orientación, asesoría individual y grupal, que incluye a todas las alumnas, ofreciendo estrategias para potenciar su desarrollo académico, relacional, emocional, pedagógico, conductual y espiritual.

Este acompañamiento integral, se hace de la mano de un equipo multidisciplinario formado por: docentes, educadoras en la fe, coordinadora de acompañamiento a Alumnas, coordinadora académica, coordinadora de Lenguas,  dirección de nivel y personal en general.

La educadora en la Fe es el primer contacto de apoyo para la alumna, es a quien se recurre cuando tiene algún momento de dificultad. Al formar un vínculo de confianza y empatía, se propician entrevistas personalizadas entre la alumna y la educadora, dando seguimiento a sus necesidades y manteniendo la cercanía.

La Coordinadora de Acompañamiento, es quien interviene en situaciones más específicas, brindando herramientas de apoyo para aumentar el rendimiento académico de las alumnas, haciendo intervenciones a través de talleres y dinámicas de grupo, brindando un espacio de escucha y cercanía cuando se da algún conflicto o situación emocional.

Los docentes dialogan con las alumnas, buscan que sus clases sean experiencias relacionadas con la cotidianidad. Ser docente de la Secundaria Vera implica mirar a tus estudiantes con el corazón, guiando su proceso de aprendizaje desde el ser persona, dando espacios de retroalimentación y llevando la disciplina con dignidad.

La palabra acompañamiento, viene del latín companio, que quiere decir, “quien come pan con otro”. El acompañamiento significa ponerse al lado de las estudiantes guiando sus actividades académicas en el devenir de su proceso de aprendizaje, escuchando sus necesidades e inquietudes, aportando perspectivas y compartiendo con ellas herramientas que las ayuden en su aprendizaje.